"Lo normal es sentirse bien"

Así como lo hemos visto y escuchado en los distintos medios de difusión, el titular nos recuerda a la conocida actriz argentina en la propaganda de

un yogurt.  (http://www.youtube.com/watch?v=fP_9-OQyPHM)

Tener salud, bienestar, mantener una buena relación con los demás, un trabajo digno, un hogar estable, o una carrera u oficio promisorio, son todas alternativas “normales”, que nos hacen sentir bien a todos.

¿Cómo alcanzarlos?

Mediante el cultivo y desarrollo de la espiritualidad, conocemos nuestro interior para saber que estamos dando lo mejor de nosotros y que estamos apreciando lo mejor de nosotros. Esos valores nos dicen claramente quiénes somos y de acuerdo a lo que aceptemos como real y verdadero en la vida, será lo que nos toque experimentar.

La espiritualidad nos modela, no solo resolviendo problemas específicos desde el punto de vista social o físico, sino que al mismo tiempo comprobaremos que existe un cambio en las actitudes, en el carácter, en una concepción más espiritual de la vida y la salud.

Existe una alternativa común a todos, y es descubrir que a través de esta experiencia individual, nos transformamos en mejores personas (entre padres, hijos, hermanos, vecinos, a nivel profesional, político y hasta deportivo)

Cada vez hay más evidencias de que una vida espiritual rica tiene un importante impacto positivo en la salud, tanto física como psíquica y emocional.

Y esto se logra mediante la conexión con Dios, mediante nuestra unidad con la fuente de ideas espirituales que nos colocan en un lugar donde podemos vivir seguros, libres, individual y colectivamente, sin miedos ni limitaciones de ningún tipo.

Decir que siempre hemos sido pobres, enfermos o fracasados, y que no tenemos oportunidades en la vida porque tal vez lo heredamos de nuestros antepasados, es algo que deberíamos dejar de pensar.

Porque estaríamos aceptando algo que no es normal;  lo normal es estar bien, y tener todas las cosas para disfrutarlas, incluyendo una buena salud.

Quienes se encargan de engañarnos son los sentidos físicos, lo que vemos, oímos, palpamos, gustamos, y es necesario reconocerlos como una creencia impuesta que pretende atemorizar, frustrar, condenar y limitar la experiencia real de cada uno.

Al orar y conectarnos espiritualmente con nuestro origen verdadero, como hijos de Dios, empezamos a vivir desde una plataforma segura, que nos otorga mayor dominio sobre esas formas de vida que nadie anhela.

En una oportunidad ví por televisión la película titulada “Hércules y el reino perdido”, con Anthony Quinn.

Me llamó la atención una escena en donde aparecían personajes realmente temibles.

Los protagonistas luchan contra ellos y al pegarles fuertemente con una piedra en el rostro, se desvanecían uno a uno, dejando en el piso sólo sus disfraces.

Una reflexión que acompañaba esa escena decía: “Si los enfrentas, no existen”. (http://www.divxonline.info/pelicula/11778/Hercules-y-el-Reino-Perdido-1994/)

Y cuánta verdad encierra esta declaración, porque al igual que las situaciones desalentadoras y precarias, si las enfrentamos como fantasmas que pretenden arrebatarnos la paz, el bienestar y la salud, al contemplarlas como imposiciones falsas, no experimentaremos esa “ficción” sino que haremos visible una realidad amena y palpable.

No nos conformemos viviendo mal. Tenemos hoy mismo la alternativa de efectuar un cambio. Depende exclusivamente de nosotros y de un enfoque más espiritual de la vida.

Me quedo pensando en esta reflexión de la escritora norteamericana Mary Baker Eddy: “Los actores del mundo cambian las escenas del mundo; y el telón de la vida humana debiera levantarse sobre la realidad, sobre aquello que va más allá del tiempo; sobre el deber cumplido y la vida perfeccionada, donde la alegría es real e inmarchitable”. (Mensaje para 1902)

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo”  (Mahatma Gandhi)


Elizabeth Santángelo de Gastaldi
Portavoz de la Ciencia Cristiana
para Argentina.

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Imprimir   Correo electrónico